La importancia de la comunicación empresarial

Foto La importancia de la comunicación empresarial

La comunicación, desde principios del siglo XX ha estado considerada como el cuarto poder, y hoy en día vemos que nada ha cambiado. Comunicar es transmitir información, un acto aparentemente sencillo pero a la vez sumamente complejo cuando lo llevamos al terreno económico. España cuenta, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, con aproximadamente tres millones y medio de empresas lo que hacerse un hueco en el mercado no es tarea fácil.

Las empresas luchan contra la competencia día tras día para poder darse a conocer, incrementar sus ventas y entrar en la rueda económica sin miedo a caer. Hacer que nos conozcan no es tarea sencilla y menos en un mundo donde la sobreinformación está presente a todas horas, para ello agencias de comunicación trabajan codo con codo con el fin de mejorar los aspectos más fundamentales y así asegurar el bienestar de miles de empresarios. En primer lugar, presentar una estrategia de comunicación bien definida, tanto a corto como a largo plazo, asienta los cimientos de una empresa. Saber qué se va a hacer, cómo y cuándo es indispensable para seguir avanzando. En segundo lugar, es indispensable conocer bien nuestro target, es decir, a quién van dirigidos nuestros productos, sus gustos, sus valores, sus intereses... Conocer al cliente es la única forma de poder llegar a él.

Como hemos comentado, el volumen de información que la población recibe a lo largo del día es infinito, el profesor y politólogo australiano John Keane explica que esta sobreinformación actúa directamente en nuestro cerebro haciendo que éste olvide automáticamente la mayoría de datos que recibe. Es por ello que, para realizar una buena comunicación de empresa debemos buscar siempre lo visual, el impacto sencillo de las imágenes que hagan despertar las sensaciones de nuestro cerebro y así evitar que este olvide, en resumen,  posicionar la marca en la mente del ciudadano.

El último punto indispensable dada la era en la que nos encontramos son las redes sociales, estas se han convertido en el quinto poder ya que, como el sociólogo Manuel Castells argumenta “las redes sociales presentan un gran poder: saber qué son y qué se puede hacer”. La era digital se ha convertido en la ventana a un nuevo universo sin fronteras, donde la información corre de una punta a la otra del planeta en cuestión de segundos, lo que aumenta la competencia entre empresas, pero también la posibilidad de ser conocidas más allá de su zona de confort. Hoy en día, contar con una buena página web y una presencia activa en las redes sociales marcan sin ninguna duda la continuidad de una empresa en el mercado, así bien, el buen uso de esta herramienta de poder es crucial para no dañar la imagen, pues tirarse piedras sobre el propio tejado es más sencillo de lo que pensamos.

Finalmente, una buena estrategia de comunicación, conocer el target de manera exhaustiva, apostar por lo visual y traspasar la barrera del offline nos darán la clave para seguir día a día en la dura carrera empresarial.

Patricia Sendra.

Comparte la noticia